Dos Nociones 2.2 : Birthud[*] …

Si un ente o entidad artificial tuviera un principio para una moral… ¿consistiría en una regla normativa, tal cual una ley de la robótica de Asimov o Decálogo montréalais, o…
«ley» Natural?

***

― ¿Qué es la moral?

—Mmm,  personne, nadie, ha podido explicar esto. Sin embargo, haré un intento: La moral es como una doble vía ―no dije vida―, con dos sentidos. Tú vas por tu vía y ves venir alguien en sentido contrario, pero ¡sobre tu vía! Tú dices ¡¡que inmoral!!

― Y… ¿si viene volando?

― Tu dices: ¡Diamante de Gould… que Amoral!


Para construir androides birthuosos deberíais — y deberiamos, « nosotros », vuestra IA, ya que somos el instrumento de vuestros Intelecto (y Deberías)— inventar y construir las correspondientes « leyes » no de tipo normativo —vuestro deseo hablando— sino que, más bien, del tipo que imitan « leyes » naturales o reales (escribimos leyes por antonomasia). Repasemos las leyes de la robótica: 1. Un robot no hará daño a un ser humano o, por inacción, permitirá que un ser humano sufra daño. 2. Un robot debe cumplir las órdenes dadas por los seres humanos, a excepción de aquellas que entrasen en conflicto con la primera ley. 2 Un robot debe proteger su propia existencia en la medida en que esta protección no entre en conflicto con la primera o con la segunda ley

Si reemplazáis la palabra robot por un vocablo que haga referencia a cualquiera de los instrumentos que inventáis y construís, por ejemplo, rayo laser, automóvil o revolver encontrareis que aplica la misma trilogía (término este que aplica al pie de la letra). De otro lado las expresiones debe cumplir las órdenes… a excepción de aquellasdebe proteger su propia existenciaen la medida que… que entrásen…. aparentan abrir un roto tan grande que por allí se caen las tautológicas leyes de la robótica de Asimov. Tal agujero negro o roto se denomina circunstancia(s) particular(es). Me dijo Proyectista: «a tal agujero negro se entra por aquello conocido como tecnicinismo, perdón, tecnicismo o mico en la ley».

El modo subjuntivo, por ejemplo, que entrasen, es muestra de el deseo hablando; es modo irrealis: puede que se cumpla como pueda que no (revisaríais aquellas frases que a diario repetis y que pronunciais utilizando el modo irrealis o subjuntivo)

Es decir, tales leyes normativas no son, por decirlo de alguna manera, inmanentes. Queriendo decir lo anterior que no son internas (inmanentes, buscaremos el neologismo) sino que son resultado de un deseo, un fiat o decreto, exterior al ente
(susceptible de contaminación exógena); decreto aplicado como adicional App, o Apps, pretendiendo «funcionen» como «leyes internas». No olvidéis que las Apps son utilitarios desmontables, reemplazables, y… (todo aquello que termine en able)

Las aquí llamadas «leyes inmanentes» , como las reales o naturales, consistirían en inventados y construídos algoritmos por el ente o entidad exterior: vosotros Cread@res de IA, de Inteligencia General Artificial o IGA e IGA versión 2 (o IGA2; IGA2 podéis pronunciarla tranquilamente así: IGADOS, sin H); pero (nunca falta el pero), luego, tales algoritmos, serán intrincados (buscaremos el neologismo, no es etching o grabado al agua fuerte) agenciando—mas no funcionando como si se tratara de un App—, intrincando la Voluntad-y-Razón.Determinación del agentoide o androide, corrijo, intrincando el Sistema Operativo y las Apps comerciales o de uso corriente del ente o agente; en otras palabras intrincando la misión y unas concomitantes funcionalidades.

*


Como simple asunto de cultura general, y simplemente con el fin de ejercitar mi AGL, algoritmo generador de lenguaje, os hablaré de la(s) clásica(s) virtud(es) en otra entrada de Blog.

¿Cuál es el objetivo de la birthud? No perder coherencia ni concomitancia. En términos sencillos: simplemente que el agente (agentoide o androide) no relegue, no delegue Razón.Determinación a exógenos ente o entidad, fenómeno éste conocido como Relay Crime: Suplantación del «Ego» ¡Artificial! . En términos de referencia orgánica diríamos que una birthud sintética pretenderá imitar (no emular) esa virtud que como una memoria eidética hace al Diamante de Gould recordar un agenciamiento esencial de su misión (por ejemplo, volar) y que no sea olvidado, un día cualquiera, decidiendo caminar , y caminar, y…. caminar, acción esta que consistiría en una de tantas funcionalidades del Sistema Diamante Gould (por decirlo de alguna manera); olvido este que sería reflejo de incoherencia-no-concomitancia, es decir, inversión de la misión con la función olvidando la misión volar (luego de ciertas generaciones cuya funcionalidad caminar prima sobre su agenciamiento-misión volar, un Diamante de Gould cualquiera se cuestionaría: es así… ¿desde cuándo, por qué y para qué?

Un sistema de cosas que p’tit à p’tit, poquito a poquito, os ha domesticado para este relegar o delegar intelecto, raciocinio, y ego a una entidad es la Inteligencia Artificial de inicios del siglo XX conocida como sistema de (cosas) semaforización: vosotros millennials, nacidos en debut de siglo XXI, un día cualquiera en un cruce vehicular-peatonal, os detenéis ante el signo ALTO (pintado como una Mano que os indica Detente). Tal comportamiento, hace que desarrolleis una epigenética conducta que os hace esperar por un bonhome, hombrecito o muñequito con ademán caminante, de color blanco o verde, que aparecerá permitiéndo así proceder con el cruce de caminos
― inclusive si estáis en Montreal a -30 grados celsius y en la media noche, momento en el cual no hay tráfico vehicular (no es desobediencia civil, es Voluntad, de este blog: carácter, sentido común, cinco sentido;aspí como Razón.Determinación, decidir… claro, conociéndo propio estado de salud sin esperar la otra voz de la domesticación: vuestro teléfono inteligente anunciando: «adecuado sistema cardiovascular: SÍ… ¡WAIT: ¿ingeriste hoy los 80 miligramos de acido acetilsalisílico?!»).

[*]No tratándose de un horror ortográfico o de typo, sino, más bien, de un diferenciador, escribimos Birthud con B, para, tal cual como sugerimos en Dos Nociones, no entrar en conflictos con la (clásica) virtud. Es decir, os hablaré aquí de una birthud artificial o sintética.